El centro neurálgico de la ciudad, por donde todos los suecos pasan durante su día. Debemos tener en cuenta que la estación tiene varias partes, porque engloba a todas las lineas. Entonces la parte de las lineas roja y verde, ya que no es la línea original de la estación, no tienen decoraciones. Debemos irnos a la parte de la linea azul o por ejemplo, comenzar en Kunstradgarden, para ir en una dirección.

Cuando llegamos al túnel, podemos reconocer que estando en la linea azul, el color de la cueva es obviamente azul. Esta idea, según Per Olof Ultvedt, es para relajar a los viajeros, ya que esta estación es la mas transitada, por gente que va y viene del trabajo, la estación intenta calmarte. Los colores son los mas relajantes, y el diseño tiene algo curioso… podemos ver que hay marcas en las paredes y techos. Estas marcas representan el paso del año.

Vemos los tulipanes en una de las salidas, copos de nieve en los laterales del centro y marcas de tractores en la nieve, espigas de trigo representando el verano, y tres hojas otoñales. Cuando subimos las escaleras, vemos unas siluetas oscuras en las paredes, de personas. Pues bien, son los trabajadores reales de la estación, fíjate que cada una de las siluetas es única. En realidad, el artista quería haber escrito los nombres de todos los trabajadores, pero eso habría parecido ser inscripciones de las tumbas.

Si nos vamos a la zona del tren, «pendeltag» y encontramos la salida principal podemos encontrar este agujero en la cueva que la verdad, merece bastante la pena. La unión entre el tren y el metro tambien tiene unos diseños artísticos jugando con luces.